El marketing digital es la ciencia que busca las necesidades existentes en el mercado y que trata de satisfacerlas usando el entorno online. Hablamos, como no, de los blogs de contenidos, de los perfiles en redes sociales y de cualquier otra herramienta que ofrezca Internet. Un medio tan accesible para todos como complejo para tener éxito.

Por ello, no es de extrañar que tantas personas intente montar un negocio online y triunfar con él. Pero también es habitual que fracasen en el intento. Aquí queremos darte buenos consejos para que empieces a relacionarte con el marketing digital y alcances tus objetivos.

Principios básicos para empezar en el marketing digital

Marketing Digital Para Principiantes

A la hora de montar un negocio online, conviene ir paso a paso para evitar errores. Por ello, has de desarrollarlo de este modo:

La idea

El más importante. De hecho, es la base sobre la que se sustentará tu proyecto empresarial online. Nuestro consejo es que sea:

  • Algo que te apasione. Un proyecto de este tipo te va a conllevar mucho tiempo y esfuerzo, así que mejor que te guste.
  • Un negocio conocido. Por ejemplo, si en tu anterior trabajo te dedicaste a vender bicicletas, te convertiste en un experto y crees que puedes darle un nuevo enfoque para satisfacer mejor al público, ya tienes mucho camino recorrido.
  • Innovador. No tiene sentido que ofrezcas algo que ya existe. O, al menos, del mismo modo en el que lo hacen los demás.

El producto

Ha de ser algo muy concreto y específico. Internet está saturado de grandes tiendas y Marketplace en los que encontrar cualquier cosa. Sin embargo, si ofreces algo único conseguirás destacar.

Por ejemplo, y siguiendo con el caso de las bicicletas citado antes, puedes centrarte en la venta de bicicletas de montaña. Y, dentro de un segmento tan amplio, en las de descenso, Trial o Enduro.

Los socios

Los negocios online reducen mucho los costes de mantenimiento ya que no necesitan de grandes infraestructuras físicas. Sin embargo, vas a necesitar proveedores y distribuidores. También precisarás de personas que trabajen los contenidos y el posicionamiento.

Por ello, al menos en primera instancia, puede que la opción de crear empresas cooperativas te resulte más interesante. Dividirás los beneficios, pero también asumirás menos riesgos y compartirás la inversión inicial.

El público objetivo

Bien. Ya tienes la idea, el producto y un par de socios para tu negocio online. Ahora debes definir a quién te vas a dirigir. Lanzar mensajes a los usuarios equivocados solo te supondrá una pérdida de dinero y esfuerzo.

Pero ¿cómo definir cuál es tu público objetivo? Probablemente, esto no sea algo que vayas a conseguir de la noche a la mañana, pero no es tan difícil. Para ello, debes hacer un análisis de mercado en base a tu producto y definir:

  • El rango de edad.
  • El sexo.
  • La ubicación geográfica.
  • El idioma, sobre todo, si quieres vender internacionalmente.
  • Sus intereses.
  • La intención de compra.

Por ejemplo, las bicicletas de montaña de alta gama se venden más a hombres que a mujeres. Además, el principal nicho de mercado está en adultos de entre 28 y 40 años que residen en localidades montañosas. Suelen ser sujetos también con muchos conocimientos en la materia y que analizan pormenorizadamente el mercado antes de elegir un modelo u otro.

Esos sencillos datos pueden ayudarte mucho a perfilar la estrategia de marketing digital que seguirá tu negocio. Por ejemplo, te permitirá buscar seguidores en redes sociales, enviar los correos electrónicos publicitarios a los usuarios adecuados sin caer en el ‘spam’ y atraer tráfico de calidad con mayores posibilidades de convertirse en cliente. Al final ese es el objetivo.

Analizar la competencia

Para diferenciarte de ella lo máximo posible. Analiza sus puntos fuertes y trata de competir contra ellos. Sin embargo, presta especial atención a los débiles y atácalos sin piedad. Repetir sus aciertos y no cometer sus errores te elevará por encima de ella.

Pero no solo eso. Analizar a tu competencia puede servirte también para determinar cuál es la fórmula empresarial que más te conviene. Por ejemplo, si tus rivales en su mayoría han optar por formar una SL, tal vez es porque resulte la mejor opción. Esta es una decisión que tendrás que tomar cuando vayas a poner tu negocio en marcha.

Claves Marketing Digital

La estrategia

Lo más difícil. Eso sí, desde el principio te aseguramos que lo mejor es mantenerte siempre fiel a ella. Evidentemente, el marketing online es una disciplina en la que prima mucho el ‘ensayo-error’ y, por ello, va a experimentar modificaciones con el paso del tiempo. Pero eso no quiere decir que debas cambiarla si, por ejemplo, no funciona desde el principio como esperabas.

Estos son los factores claves que debes trabajar en ella:

  • El contenido. Es la base del posicionamiento SEO. Si no nutres a tus usuarios de artículos de calidad, Google no va a darte posiciones de privilegio en sus rankings de búsqueda en torno a palabras clave. Puedes redactarlos tú mismo o contratar a gente que lo haga por ti en base a tus objetivos.
  • La geolocalización. Especialmente importante si quieres centrarte en vender a nivel local. Por ejemplo, tu nivel de competencia no será la misma si trabajas la ‘venta de bicicletas’ que la ‘venta de bicicletas de montaña en Cádiz’.
  • Usabilidad ante todo. La página web que crees debe ser sencilla e intuitiva. También debe tardar lo menos posible en cargar. ¿El diseño? Cuídalo, pero opta siempre por lo minimalista. Los usuarios deben encontrar lo que buscan lo más rápido posible.
  • Las redes sociales. Hoy en día, nadie triunfa con un negocio online si no trabaja estos medios. Pero no tiene sentido que los abarques todos. Cuando hagas tu estudio de mercado, analiza cuáles son los más usados por tu público objetivo y céntrate en ellos.
  • Programas de membresía. Seguro que, en alguna ocasión, te has registrado en una página web y has aportado información personal. Probablemente, hasta que no tengas un negocio online, no comprendas lo valiosa que es para los propietarios. Se trata de datos ofrecidos de primera mano que sirven para definir con precisión quirúrgica quiénes conforman el público objetivo, cómo dirigirse a ellos y cómo lograr que se conviertan en clientes. Puedes ofrecer recompensas para motivarles a cumplimentar los formularios.
  • Correo electrónico. Las ‘newsletters’ y los boletines informativos con ofertas te permitirán mantener el contacto con tu clientela con el paso del tiempo y fidelizarla a ti.

Tu negocio online, listo para funcionar

Cuando definas todo lo anterior, solo te quedará diseñar tu página web, buscar un servicio de ‘hosting’ y lanzar tu negocio a Internet. A partir de ahí, empieza lo bueno. Será un proceso largo y que exigirá lo mejor de ti. Pero, si tu idea es buena, la has ejecutado de la forma adecuada y sabes aprender de tus errores, no dudes en que el éxito terminará por llegar.

Post de Rubén Badillo Ramos,

Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación en la Universidad de Málaga. Redactor SEO, copywriter y traductor independiente desde 2013.